Menu
Contáctanos
Contáctanos 55 5011 9400 Lunes a Sábado 09:00-21:00

Cerraste sesión exitosamente

Te enviaremos un correo con instrucciones para reestablecer tu contraseña

Tarjetas de crédito sin comprobar ingresos

Tarjetas de crédito sin comprobar ingresos

Ver más

Banco

  • BanCoppel
  • Broxel
  • Vexi
  • Liverpool
  • Tarjeta
  • Ingreso mensual requerido
  • Edad mínima requerida
  • Costo Anual Total
  • Anualidad
  • Recompensas

$ 0 N/A

18 años

24.2 % sin IVA

$ 1,500 MXN

0.0 N/A

  • MasterGlobal Service.
  • Tarjetas adicionales
  • Disposición de dinero en efectivo en cajero o ventanilla.
  • Travel Service de MasterCard
  • Concierge Access: Línea especializada en asistencia, asesoría y apoyo empresarial.
  • Comisión por disposición de efectivo de 5%.
  • Esta tarjeta se solicita únicamente por invitación del banco.

$ 0 N/A

18 años

86.1 % sin IVA

$ 0 N/A

0.0 N/A

  • Sin comisión por anualidad.
  • Disposición de dinero en efectivo en cajero o ventanilla.
  • Elige el esquema de pago que más te convenga.
  • Comisión por disposición de efectivo de 8%.
  • Esta tarjeta se solicita directamente en sucursal.

$ 0 N/A

18 años

86.1 % sin IVA

$ 250 MXN

0.0 N/A

  • Garantía extendida.
  • Disposición de dinero en efectivo en cajero o ventanilla.
  • Protección de compras.
  • Tarjeta personalizada con el nombre del cliente.
  • Comisión por disposición de efectivo de 5%.
  • Esta tarjeta se solicita únicamente por invitación del banco.

$ 0 N/A

18 años

90.5 % sin IVA

$ 50 MXN

0.0 N/A

  • No se necesita tener historial crediticio. Puedes comenzar a construirlo con la tarjeta.
  • No hay requisitos de ingresos mínimos.
  • No necesitas tener un saldo a favor mínimo.
  • Con la aplicación móvil tienes la opción de generar tarjetas adicionales.
  • Desde la aplicación móvil compras tiempo aire.
  • Con la aplicación móvil tienes la opión de generar tarjetas adicionales.
  • Puedes aumentar tu línea de crédito a medida que incrementes tu saldo. (Aplican términos y condiciones)
  • Las deudas que adquieras serán reportadas a Círculo de Crédito.
  • No cuenta con un programa de recompensas.
  • No tiene cajeros automáticos propios, por lo que pagas comisión en los cajeros de su red afiliada.
  • Si quieres incrementar tu saldo más de $15,000.00 MXN pesos, deberás proveer más información.
  • No tienes acceso a las promociones de "meses sin intereses".

$ 0 N/A

18 años

151.8 % sin IVA

$ 0 N/A

1.0 Código de activación: GURU00

  • Sin anualidad de por vida.
  • Sin comprobante de ingresos.
  • Sin ingresos mínimos.
  • Plan de pagos fijos: divide tus compras hasta en 12 mensualidades.
  • Código de activación: GURU00
  • Para tramitar la tarjeta es necesario contar con cuenta de Facebook.
  • Para tramitar la tarjeta existe una comisión por apertura de 388 pesos.

$ 4,000 MXN

18 años

30.9 % sin IVA

$ 399 MXN

10.0 % en puntos por cada una de tus compras

  • Primera anualidad sin costo.
  • Domicilia tus pagos como: UBER, Telcel, AT&T, Movistar, Izzi, Unefón y Sky, entre otros.
  • Plan de pagos fijos: puedes diferir tus compras hasta en 48 meses.
  • A partir del segundo año la anualidad de la tarjeta será de 399 pesos al año.
  • La domiciliación de pagos no aplica en recibo Telmex.
  • El plan de pagos fijos aplica para compras dentro de almacenes y en línea.

Tarjetas de crédito

El primer paso para obtener una tarjeta de crédito sin comprobar ingresos es precisamente encontrar la manera de demostrar que tienes la capacidad financiera de pagar tu tarjeta. Lo ideal es que tengas algún recibo de nómina u honorarios que avale tu ingreso, sin embargo, el hecho de que que no tengas un comprobante expedido por una empresa, no quiere decir que no puedas solicitar una tarjeta de crédito, al contrario, existen diversas formas en las que puedes demostrar los ingresos que percibes.

Recuerda que cuando aplicas a cualquier tarjeta de crédito en un banco o institución financiera, siempre te pedirán algún tipo de documento que avale que cuentas con el dinero necesario para pagar los gastos generados con tu tarjeta.

Este requisito aplica incluso para tarjetas departamentales o básicas y se pide por seguridad, tanto del banco como del cliente, a fin de que no se genere riesgo de impago y sobreendeudamiento respectivamente. Además, según el ingreso que percibas, ya sea de forma semanal, quincenal o mensual, el banco o la entidad financiera determina qué tipo de plástico te podría aprobar, así accedes a la tarjeta de crédito que mejor se adapte a tus necesidades y estilo de vida.

Si eres asalariado o empleado formal de una empresa, basta con presentar tus recibos de nómina y/o recibos honorarios que demuestren tu ingreso.

Si trabajas por tu cuenta, eres freelance o tienes un negocio, no tienes como comprobar tus ingresos y quieres solicitar una tarjeta de crédito, revisa estos casos para generar un comprobante de ingresos:

  • Recibo mi sueldo en efectivo. Si eres de los empleados que reciben su nómina en efectivo (en mano o incluso en sobre), la forma más sencilla para demostrar tus ingresos es aperturando una cuenta de débito o ahorro en el banco y depositar en ella el total de tu sueldo cada semana, quincena o mes. Así tendrás un registro constante de los ingresos que recibes. Lo ideal es que deposites todos tus ingresos ahí, con la finalidad de que cuando solicites una tarjeta de crédito presentes los estados de cuenta con un monto fijo y el banco tome como referencia esa cantidad de dinero, y con ello tu capacidad de pago. Lo recomendable es que abras tu cuenta bancaria al menos 3 meses antes de pedir la tarjeta de crédito, mientras tanto puedes usarla como una mera cuenta de ahorro.
  • Soy comerciante o emprendedor con actividad formal. Si tienes un negocio propio, eres comerciante o emprendedor y tu actividad comercial está dada de alta en el Servicio de Administración Tributaria (SAT), puedes presentar tu declaración fiscal anual como comprobante de ingresos. Es decir, al estar dado de alta en el SAT, cada año debes presentar una declaración de los ingresos que tu negocio ha percibido, este documento te sirve como un aval de los ingresos que tienes al momento de pedir una tarjeta de crédito o crédito ante una institución financiera.
  • Soy comerciante sin actividad formal. Si tu comercio o negocio no está dado de alta en la Secretaría de Administración Tributaria (SAT), es decir, es un negocio con actividad informal, que no declara actividades o impuestos ante el SAT y quieres comprobar los ingresos que percibes, lo ideal es abrir una cuenta bancaria de ahorro o débito, y hacer depósitos de forma constante, tanto por en la cantidad como la periodicidad. De esta forma, cuando quieras solicitar una tarjeta de crédito o préstamo, los estados de cuenta funcionarán como comprobantes formales de ingresos válidos ante el banco o institución para iniciar con el proceso de aprobación de la tarjeta solicitada.

Un comprobante de ingresos es un documento formal y válido ante las entidades financieras y bancarias, que sirve para comprobar el dinero que recibes o con el que cuentas, tanto en monto como en periodicidad, a fin de saber si eres una persona solvente sujeto de crédito.

Dependiendo de la actividad que realices, existen distintos tipos de comprobantes de ingresos, entre los que destacan:

  1. Estados de cuenta de una cuenta de ahorro o débito. Si no trabajas de forma permanente en una empresa y careces de recibos de nómina, lo ideal es aperturar una cuenta de débito o ahorro y depositar tus ingresos de forma constante. Así, los estados de cuenta serán la forma en que podrás comprobar tus ingresos. Se recomienda abrir la cuenta en el banco al menos 3 meses antes de solicitar la tarjeta de crédito, para generar ciertos antecedentes con el banco.
  2. Declaraciones fiscales. Si tu actividad laboral está dada de alta ante la Secretaría de Administración Tributaria (SAT) y cada año presentas tu declaración de impuestos ante el SAT de los ingresos que percibiste, este documento te servirá como comprobante de ingresos ante algún banco o institución bancaria.
  3. Recibos de nómina. Si eres empleado y recibes tu nómina de forma quincenal o mensual, a su vez también obtienes tarjetones o recibos de nómina en los que se especifica tu sueldo antes y después de impuestos. Con ellos podrás comprobar tu liquidez ante cualquier institución financiera o banco. Elige el comprobante de ingresos que mejor se adapte a tu actividad laboral y estilo de vida, recuerda que no hay uno mejor otro, cada tipo de comprobante tiene una naturaleza distinta de acuerdo a las necesidades de cada solicitante.

La principal razón por la que los bancos e instituciones financieras piden comprobantes de ingresos antes de otorgar una tarjeta de crédito o préstamo, es para determinar con mayor seguridad la línea de crédito a la que una persona puede tener acceso. Es decir, conocer los ingresos del solicitante ayuda a definir cuánto dinero le prestan a cada cliente, o bien, cuál es el límite de crédito de su tarjeta. Así, con un comprobante de ingresos el banco tiene mayor certeza de que el usuario tendrá liquidez para hacer frente a los pagos del dinero que utilice.

Además, al exigir este requisito, los bancos buscan que las personas no se endeuden por una cantidad mayor a sus ingresos, ni contraigan deudas a corto y largo plazo que no podrán pagar. El comprobante de ingresos es una herramienta que ayuda, tanto al cliente como al banco, a encontrar la mejor tarjeta de crédito de acuerdo a las necesidades y estilo de vida de cada persona.

Aunque no es posible solicitar una tarjeta de crédito sin tener un comprobante de ingresos, actualmente los bancos e instituciones financieras ofrecen algunas tarjetas de crédito de bajos requisitos, es decir, con condiciones más flexibles que pueden ser una primera alternativa si no logras cumplir todos los requisitos. Por ejemplo:

  • Tarjetas de crédito aseguradas. Son aquellas en la que tú depositas cierta cantidad de dinero que sirve como garantía o respaldo para que el banco otorgue el plástico. Por lo general, el dinero depositado en la cuenta es el límite de crédito, por ello en este tipo de tarjetas el usuario es quien determina el crédito que tendrá. Tener una tarjeta de crédito asegurada no implica que siempre debas tener una, después de un tiempo podrás solicitar al banco una tarjeta de crédito básica o aquella que mejor se adapte a tus necesidades, siempre que hayas tenido una buena relación con el banco, es decir, hayas realizado tus depósitos a tiempo y no hayas retrasado con algún pago.
  • Tarjeta de crédito departamental. Una tarjeta de crédito de este tipo es aquella otorgada por una tienda departamental con un límite de crédito establecido. Según el tiempo y el historial que desarrolles con la tienda, puedes incrementar el crédito. Aunque en este tipo de tarjetas también te piden demostrar ingresos, usualmente no son demasiado estrictos en la antigüedad de tus comprobantes. Otra ventaja de este tipo de plásticos es que ofrecen beneficios, descuentos y promociones exclusivas para los tarjetahabientes por las compras que realicen las tiendas que emiten tu tarjeta.
  • Tarjeta de crédito básica para jóvenes y/o estudiantes. Una tarjeta de crédito de este tipo corresponde a aquellas las tarjetas de gama básica, es decir, plásticos que otorgan una línea de crédito reducida además de beneficios limitados por el uso del plástico, como ciertas recompensas y descuentos en diversos lugares. Por lo general, tienen comisiones y tasas de interés más bajas que las de otros plásticos; y en el caso de que sean jóvenes y/o estudiantes quienes las tramitan, no exigen comprobantes de ingresos formales ni por cantidades demasiado elevadas.
  • Este tipo de tarjetas de crédito también son ideales para comenzar con el historial crediticio, ya que facilitan el manejo y control de tu dinero, debido a la flexibilidad para tenerlas con un mínimo límite de crédito, lo que ayuda a evitar deudas mayores a tu capacidad de pago.

Como hemos dicho, dado que prácticamente toda tarjeta de crédito te pedirá un documento para demostrar tu capacidad de pago, el primer beneficio es que formalices tu situación, ya sea aperturando una cuenta bancaria y/o tramitando una tarjeta de crédito garantizada, departamental y/o para estudiantes. En el caso de estos plásticos, existen diversos beneficios, entre los que destacan:

  • Tarjeta de crédito asegurada. Con este plástico puedes establecer el límite de crédito que deseas gastar, evitando contraer un deuda en el corto o largo plazo, además puedes tener acceso al programa de recompensas que el banco emisor tenga.
  • Tarjeta de crédito departamental. Además de contar con crédito en la tienda que la emite, tendrás acceso a descuentos adicionales en la mercancía y posibilidad de pagar a meses sin intereses o a cuotas, promociones exclusivas y recompensas en las compras realizadas entre otras. Además, estas tarjetas de crédito también sirven para pagar en otros establecimientos.
  • Tarjeta de crédito básica para jóvenes y/o estudiantes. Al igual que una tarjeta de crédito departamental, con este plástico puedes diferir tus pagos a meses, acumular puntos y acceder a alguna modalidad básica del programa de recompensas del banco que la emite.

Recuerda que cada tarjeta de crédito ofrece diferentes beneficios dependiendo de las necesidades y estilo de vida de cada persona, por lo que a la hora de seleccionar una, elige aquella que tenga mayores beneficios por tus compras y te cobre menos comisiones.

Si quieres tramitar una tarjeta de crédito y no tienes comprobantes de ingresos, la opción más recomendable es abrir una cuenta de ahorro básica en el banco. Además de que te ayudará a guardar tu dinero sin cobrarte ninguna comisión, te darán una tarjeta de débito inmediatamente, y después de tres meses podría servirte como un comprobante de ingresos estables, si haces depósitos continuos. Para tramitar una cuenta de ahorro debes ser mayor de edad, tener un comprobante de domicilio y acudir al banco de tu interés.

IMPORTANTE: Si bien las cuentas de ahorro son gratuitas según el Banco de México, los bancos sí pueden establecer un saldo promedio mínimo que, si no mantienes durante tres meses consecutivos, provocaría el cierre de tu cuenta. Por ejemplo, si te dicen que el saldo promedio mínimo es de $1,000, significa que tu cuenta siempre debe tener al menos esa cantidad la mayoría de los días del mes. Otros bancos no tienen ninguna condición, compara la opción más cómoda para ti.

Recuerda que las cuentas de ahorro básicas también sirven para acceder a servicios como pagos en línea o solicitar préstamos por internet; además funcionan como comprobantes de ingresos y en ocasiones te dan más beneficios, como acceso a créditos o seguros baratos, según el banco en que la apertures.

¡Tips de ahorro gratuitos!

Recibe los mejores consejos para ahorrar dinero. ¡Suscríbete a nuestro boletín semanal!