¿Cómo saber si estás listo para solicitar tu primer crédito?

|Posted by | Préstamos
Tags: ,

¿Estás listo para solicitar tu primer crédito?

Puede que seas recién egresado de la universidad, o apenas te estés incorporando a la vida laboral y que tengas todas las ganas de comerte al mundo. Si es así, felicidades por querer iniciar tu vida crediticia a esta edad. ¡Es la mejor!

Pronto querrás irte haciendo de tus propias cosas e independizarte; para ello no hay mejor herramienta que solicitar un crédito, claro, siempre y cuando lo uses de manera responsable y con planeación.

Un crédito es dinero que tendrás que pagar en un determinado plazo y con intereses, no lo olvides, no es dinero adicional que te regalan. Por eso, si piensas solicitar uno, no lo uses para comprar artículos como ropa, calzado o alimentos; primero piensa bien para qué lo quieres y si vale la pena.

Lee: Las 6 peores de usar un crédito o préstamo

Empieza con el pie derecho

Puedes abrirte camino en tu vida financiera, si comienzas a solicitar alguno de estos créditos menores a tu nombre:

  1. Tramitar un plan de telefonía celular.
  2. Contratar servicios de cable o telefonía.
  3. Solicitar una tarjeta departamental.
  4. Sacar una tarjeta de crédito.

No corras, hazlo gradualmente y sé cumplido con tus pagos.

Te interesa: 5 tipos ideales de crédito para millennials

¿Qué ventajas podrías tener?

  1. Mejorarás tu nivel de vida.
  2. Crearás un historial crediticio. Será tu carta de presentación para, más adelante, solicitar créditos mayores, por ejemplo, para comprar un auto o hasta un depa.
  3. Te servirá para formarte el hábito de utilizar el crédito de manera responsable, ya sabes, siendo totalero y teniendo bien presentes las fechas de corte y tu límite de pago.
  4. Te darás cuenta de la importancia de utilizar financiamientos preferentemente para adquirir bienes duraderos.

Recomendamos: ¿Puedo sacar una tarjeta de crédito sin historial crediticio?

Después, ¡ve por más!

Si ya has llevado correctamente tus créditos menores, arriba mencionados, seguramente ya empezaste una historia crediticia (de cómo pagas tus deudas), y te has convertido en sujeto de crédito para muchas compañías.

Ahora bien, puede que necesites un crédito más grande, como uno automotriz, estudiantil o personal. Para ello debes tener muy claro lo siguiente:

  • Para qué quieres ese crédito

¿Es algo que vale la pena? ¿En qué se traducirá ese dinero? ¿Qué vas a ganar con él? Evalúa el monto que necesitas y el plazo en el que lo puedes liquidar.

  • Infórmate bien cuánto te va a costar y elige el mejor para ti

Utiliza los simuladores de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), para comparar los diferentes productos que hay en el mercado.

  • Calcula bien

Tus ingresos deben ser suficientes para cubrir la deuda que estás por adquirir, sin mencionar tus gastos fijos. ¡Cuidado con endeudarte de más! Recuerda que es un compromiso largo y en ese tiempo se pueden presentar imprevistos. ¡No te ahorques!

  • Sigue ahorrando

Siempre mantén un porcentaje intocable destinado a este rubro.

No está de más reiterarte que tengas cuidado de no sobre endeudarte, si manejas tu crédito cuidadosamente puede traerte grandes beneficios, pero si fallas se convertirá en un problema.

Recuerda que las decisiones que tomes hoy, impactarán en tu futuro ya sea de forma positiva o negativa… tú elige.


Nuevo banner de tarjeta de crédito de bajos requisitos o fácil